19 marzo 2013

No hay que llorar por cargarse un dibujo.


Lo bueno de estar preparando una exposición* de dibujos libres, sin ataduras, temas, géneros, maquetas o textos es que puedo compaginarlo con otros encargos, y si meto la pata dibujando para alguno de esos otros encargos, no pasa nada; la expo no le hace ascos a nada.

Ese cuerpo es prestado, pero es de su talla, ¿verdad?



(*) De la exposición de momento puedo decir que será en Madrid y coincidirá con la feria del libro. Espero poder concretar un poc más dentro de poco.